You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information. Switch to the US site. 

This website uses cookies

By continuing to use this website you consent to using cookies. For more information about cookies and how we use them, please see our Privacy Policy.

Información para pacientes y cuidadores

Las úlceras por presión se pueden evitar en gran medida cuando los métodos de prevención se utilizan a tiempo. Es importante que tenga información sobre qué causa las úlceras por presión y sobre cómo se pueden prevenir.

¿Qué causa las úlceras por presión?

  • Las úlceras por presión se producen debido al peso del cuerpo que ejerce presión sobre la piel.
  • También influye el cizallamiento que se produce cuando varias capas de la piel se rozan entre sí.
  • Cuando ciertas zonas del cuerpo están sometidas a presión, puede que la piel y el músculo subyacente no reciban una circulación sanguínea adecuada, lo cual deja a la sangre sin oxígeno y nutrientes esenciales y hace que sea incapaz de eliminar residuos.

Las primeras etapas del desarrollo de las úlceras por presión se caracterizan por el enrojecimiento o la decoloración de la piel. Además, puede aparecer dolor local y malestar. Si no se inicia el tratamiento adecuado, estas afecciones pueden convertirse en heridas abiertas, y causar daños en el músculo y el hueso que se encuentran debajo de la piel.

¿Qué factores son un riesgo de que desarrolle úlceras por presión?

El hecho de no poder cambiar de posición supone un riesgo para usted, ya que se elimina la primera línea de defensa del cuerpo.

Otros factores de riesgo son:

  • No sentir dolor o malestar en todo el cuerpo o en una parte de él
  • Estar muy enfermo o someterse a una cirugía mayor
  • Ser una persona muy mayor o muy joven
  • Arrastrar la piel por una superficie, como la cama o la silla, puede causar rozamientos debido a la fricción
  • Bajarse o deslizarse de la cama o silla
  • La incontinencia y la acumulación de humedad pueden provocar que la piel se vuelva delicada y se dañe fácilmente
  • Una mala alimentación
  • Tener sobrepeso o estar por debajo de su peso normal