You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information. Switch to the US site. 

This website uses cookies

By continuing to use this website you consent to using cookies. For more information about cookies and how we use them, please see our Privacy Policy.

Información para el paciente

Dependiendo de sus factores de riesgo, la naturaleza de su operación o enfermedad y su capacidad para caminar, puede recibir una o varias de las intervenciones habituales de tratamiento siguientes:

  • Los calcetines/medias especiales (medias antiembólicas) son medias médicas elásticas, que pueden llegar hasta la pantorrilla o el muslo, y que, normalmente, se prescriben para mejorar el flujo sanguíneo en las extremidades inferiores. Es importante utilizarlos correctamente para impedir que se produzcan nuevos riesgos. 
  • Los dispositivos de compresión neumática intermitente (CNI) reproducen los efectos beneficiosos de caminar al presionar activamente la sangre para que suba por las piernas y llegue al corazón. Se coloca una prenda alrededor de cada una de sus piernas o cada uno de sus pies y se conecta a una máquina que proporciona masajes inflando una sección de la prenda. Normalmente, este dispositivo se utiliza hasta que tenga más movilidad.
  • Se puede prescribir un tratamiento con medicamentos, en forma de comprimidos o inyecciones, para reducir la formación de coágulos en la sangre. Estos medicamentos se llaman anticoagulantes y, al igual que muchos otros medicamentos, pueden tener efectos secundarios que se deben tener en cuenta. Pídale a su enfermero/a o médico que se lo explique. Los tipos de anticoagulantes más frecuentes son:
  • Heparina, que se suministra en una pequeña inyección subcutánea. 
  • Una dosis baja de aspirina, que reduce la viscosidad de la sangre y previene la formación de coágulos cuando se toma una cantidad muy pequeña de forma periódica.

Si tiene alguna duda acerca del riesgo de sufrir una TVP mientras está en el hospital, hable con su médico.

Para obtener más información, incluyendo las causas y los factores de riesgo asociados a la TVP, descargue el folleto de información para el paciente de Arjo.