You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information. Switch to the US site. 

This website uses cookies

By continuing to use this website you consent to using cookies. For more information about cookies and how we use them, please see our Privacy Policy.

Guía para el cuidador

La TVP (trombosis venosa profunda o coágulo en las piernas) es un problema frecuente y bastante grave que afecta cada año a millones de personas en todo el mundo. La buena noticia es que este problema es relativamente fácil de prevenir con el tratamiento médico y las medidas preventivas adecuados.

¿Por qué la TVP es tan preocupante?

La TVP es una afección desagradable y dolorosa, que suele producirse en la pantorrilla o el muslo y tiene complicaciones potencialmente graves. Si un fragmento del coágulo de sangre se rompiera y se alojara en el pulmón (embolismo pulmonar o EP) podría ser mortal. El EP causa más muertes inesperadas en pacientes hospitalarios que cualquier otra afección.

Hasta un simple caso de TVP causará complicaciones a largo plazo, incluyendo úlceras crónicas en las piernas que podrían no curarse hasta en un 50 % de los pacientes [1].

¿Por qué se produce una TVP?

Cuando ha sufrido una operación o enfermedad, la sangre puede volverse más espesa y pegajosa. Es la respuesta natural del cuerpo para asegurar que las heridas o áreas de inflamación no sangren en exceso. El inconveniente es que esta respuesta también facilita la formación de coágulos en las venas profundas de la pierna. Si usted se mueve poco, la circulación sanguínea en sus piernas se vuelve más lenta, lo que también puede facilitar la formación de coágulos. Por eso la rehabilitación para la movilidad temprana es tan importante después de una operación o una enfermedad.

¿Quiénes tienen riesgo de sufrir una TVP?

Algunas personas son más propensas a la TVP que otras. Por ejemplo, las personas hospitalizadas que han pasado por una cirugía, las personas que no pueden caminar o las personas con una tendencia genética; sin embargo, puede ocurrirle a cualquiera.

¿Qué puedo hacer para evitar la TVP?

Las principales medidas de prevención se centran en el mantenimiento de la circulación sanguínea. Además, aunque no pueda caminar, puede hacer otras cosas. Pero, primero, debe consultar a su médico para que le pueda aconsejar sobre los ejercicios adecuados para usted.

Respiración profunda: ayuda a llevar la sangre hasta el pecho para lograr una mejor circulación, además de otros beneficios. 

Levantar las piernas: la gravedad ayuda a que la sangre fluya con mayor facilidad desde las piernas, si coloca estas sobre un taburete o si los pies de su cama están ligeramente levantados. 

Ejercicios para las piernas: estos pueden realizarse mientras está en la cama o está sentado en una silla y, normalmente, se repiten varias veces cada hora. Es importante que se levante y empiece a caminar tan pronto como pueda.

Su médico también puede recetarle medicamentos (comprimidos o inyecciones) para reducir la coagulación de la sangre y/o puede proporcionarle calcetines especiales elásticos o hinchables.

Consulte la sección sobre las opciones de tratamiento [enlace a la página] para obtener más información o descargue el folleto de información para el paciente de Arjo.

Referencias

1. Kahn, S. R.; Solymoss, S.; Lamping, D. L. et al. Long-term Outcomes After Deep Vein Thrombosis: Postphlebitic Syndrome and Quality of Life. Journal of General Internal Medicine. 2000; 15(6): 425-429.