You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information. Switch to the US site. 

This website uses cookies

By continuing to use this website you consent to using cookies. For more information about cookies and how we use them, please see our Privacy Policy.

Fisiopatología del TEV

La formación y propagación de trombos venosos están asociadas a uno o varios de los elementos conocidos en conjunto como la tríada de Virchow.

• Estasis venosa • Trauma o anomalía en la pared del vaso sanguíneo • Aumento del riesgo de coagulación de la sangre.

Tríada de Virchow

Estasis venosa

Una disminución del flujo sanguíneo puede causar una congestión venosa en las extremidades inferiores. Esto puede ocurrir en caso de movilidad reducida debida, por ejemplo, a largos periodos en la cama o en caso de compresión externa provocada por el agrandamiento de los ganglios linfáticos, por tumores o por trombosis previas (1).

Lesión en el vaso sanguíneo

El endotelio (revestimiento) de los vasos proporciona una barrera natural delicada entre la sangre que circula y los tejidos trombogénicos que se encuentran debajo. Cuando un daño en los vasos afecta a esta barrera, se producen la agregación y la adhesión de plaquetas, lo que inicia el proceso de formación de coágulos. El daño endotelial puede ser causado por una trombosis venosa profunda (TVP) previa, una distensión venosa, un traumatismo o una cirugía.

Hipercoagulabilidad

Los cambios en la química sanguínea, que aumentan la tendencia a la formación de coágulos, pueden producirse debido a una serie de factores, como una deshidratación, una neoplasia, una cirugía o un trauma, un tratamiento con estrógenos o enfermedades inflamatorias sistémicas.

Reconocer y tratar el riesgo

Es probable que al menos un 50 % de los pacientes hospitalizados tengan uno o varios factores de riesgo (2) y que, sin ninguna forma de profilaxis, entre un 20 y un 80 % desarrolle un tromboembolismo venoso (TEV) (3). Dado que el TEV es potencialmente evitable, aunque afecte a millones de pacientes en todo el mundo (2 y 4) y sea la principal causa de mortalidad en pacientes hospitalarios (3), está claro que una prevención eficaz es fundamental.

Referencias

  1. Turpie, A. G.; Chin, B. S.; Lip, G. Y. Venous thromboembolism: pathophysiology, clinical features and prevention. BMJ. 2002; 325: 887-890.
  2. Cohen, A. T.; Tapson, V. F.; Bergman, J-F. et al. Venous thromboembolism and prophylaxis in the acute hospital setting (ENDORSE study): a multinational cross-sectional study. The Lancet. 2008; 371: 387-394.
  3. Geerts, W. H.; Bergqvist, D.; Pineo, G. F. et al. Prevention of venous thromboembolism: American College of Chest Physicians Evidence-Based Clinical Practice Guidelines (8.ª edición). Chest. 2008;133 (supl. 6): 381S-453S.
  4. Heit, J.; Cohen, A.; Anderson F.J. Estimated annual number of incident and recurrent, non-fatal and fatal venous thromboembolism (VTE) events in the US. Blood. 2005; 106: 267A.