You are visiting a website that is not intended for your region

The page or information you have requested is intended for an audience outside the United States. By continuing to browse you confirm that you are a non-US resident requesting access to this page or information. Switch to the US site. 

This website uses cookies

By continuing to use this website you consent to using cookies. For more information about cookies and how we use them, please see our Privacy Policy.

Evidencia clínica y económica

Los estudios han demostrado que el uso de equipos adecuados reduce significativamente la tensión musculoesquelética y el riesgo de lesiones.

Programa de pacientes seguros

Entre el personal sanitario, el mayor riesgo de lesión musculoesquelética está asociado a una mayor tensión laboral, una movilización más frecuente de los pacientes, problemas musculoesqueléticos previos y una falta de dispositivos elevadores. El número diario de tareas de movilización de pacientes es el dato más directo para evaluar el riesgo de sufrir dolor de espalda (Thomas, 2009; Collins, 2011).

Un estudio realizado durante siete años (1997-2003) sobre lesiones musculoesqueléticas y demandas relacionadas con el trabajo indicó que el 40 % de las lesiones provocadas por el levantamiento o traslado de pacientes podrían haberse evitado con el uso de elevadores (Pompeii et al., 2009).

16 kg (35 lb) es el límite de peso máximo que se puede levantar manualmente

Un artículo de Waters revisó la ecuación de levantamiento (NIOSH), una herramienta de evaluación de la ergonomía que se utiliza para recomendar el límite de peso para las tareas de elevación manual con dos manos. La ecuación revisada indica un límite de peso máximo recomendado de 16 kg (35 lb) para las tareas de movilización de pacientes. Esto sirve de base para la mayoría de las directrices para la movilización de pacientes. Los estudios han demostrado que el uso de equipos adecuados reduce significativamente la tensión musculoesquelética y el riesgo de lesiones. Cuando se utilizaban equipos de elevación de pacientes totalmente cargados, las fuerzas de empuje y tracción requeridas eran generalmente aceptables para el 90 % de la población femenina (Waters, 2007; Rice, 2009).

Reducción positiva de coste-beneficio con la implementación del programa de movilización segura de pacientes

Numerosos estudios han demostrado una reducción significativa y positiva de la relación coste-beneficio con la implementación de un programa de movilización segura de pacientes, en el que se incluyen los dispositivos elevadores de pacientes y la formación asociada (Nelson,  2008; Tomas, 2009; Black, 2011; Lilpscomb, 2012).